. . . .
Noticias y crónicas
  Venta de caballos  
Anécdotas   Reglamentos de los concursos  
Entrevistas   Diccionario  
Reportajes   Principales concursos  
26 de Setiembre de 2018
Resultados de consursos
    Artesanos
Chalanes     Sanidad
Criadores y propietarios     Arte
Criaderos     Tienda virtual  



TAUROMAQUIA: ARGUMENTO TAURINO EN CONTRA DE LA PROHIBICION DE LA FIESTA DE LOS TOROS.
2012-09-18 11:30:35
por: José Rubén Marcos Valdez

En defensa de la fiesta brava el mexicano don José Rubén Marcos Valdez escribe este interesante artículo.


En todas las culturas con antecedentes Ibéricos, principalmente en nuestro continente y específicamente en México, la fiesta brava ha formado parte del acontecer cultural, social, económico y deportivo.

Desde 1529 y hasta la fecha, temporadas taurinas han sido llevadas a cabo en lo largo y ancho de nuestra nación, sin interrupciones y hasta hace pocos años sin generar debate al respecto.

Con la reciente concientización fomentada por grupos ambientalistas sobre los daños físicos y psicológicos que sufren los animales, específicamente los toros y los caballos durante la corrida, se ha abierto un debate sobre si la tauromaquia debe tener continuidad.

Muchos son los argumentos que los ambientalistas proponen, sin embargo, me parece que están pasando por alto varios aspectos importantes, que argumentaré a continuación.

Primero, la tradición de cinco siglos. Pocas son en realidad las tradiciones que acompañan al hombre a través de su evolución y desarrollo. Antes que después van dando paso a nuevas prácticas, quedando la mayoría olvidadas y en algunos casos, incluso su memoria queda atrás. La fiesta brava continúa atrayendo a personas de todas las edades que presencian prácticamente el mismo espectáculo que sus ancestros, pues han sido muy pocas las modificaciones que se le han hecho.

Asimismo podemos afirmar que la fiesta de toros es cultura, pues incorpora dentro de sus elementos varios factores que han pasado a formar parte de la identidad de cada región específica. Para empezar dramatiza la lucha entre el bien y el mal, entre el ser humano y la bestia, entre la razón y lo desconocido. El toreo ha contribuido también al lenguaje, al tener una buena cantidad de palabras, términos y acepciones de nuestra lengua origen en la tradición taurina.

Es demasiado complicado dar una clasificación específica a lo que son las corridas de toros, algunos clasificándolo como un espectáculo, otros un deporte y en muchos casos un arte. Para afirmar lo último, debemos empezar con definirlo.

Arte es una actividad practicada por el hombre con objetivos estéticos o comunicativos. El arte es plástico e irrepetible.

Cuando se es testigo de una fiesta taurina, se sumergen los sentidos en una gran cantidad de escenas, pases y suertes llenos de gracia y estética, practicados con habilidad, bravura y nobleza. Cada una de las corridas de toros es única e irrepetible.

Si podemos definir a los toros como arte, debemos dar un paso más y reconocer que esta actividad va mucho más allá que la mayoría, al ser inspiradora de las artes. El toreo ha dejado su marca en cada una de las actividades más virtuosas practicadas por los seres humanos, desde los poemas de García Lorca, lujo de la poesía española hasta las esculturas de Fernando Botero y del mexicano Humberto Peraza, pasando por las pinturas de grandes maestros como Goya o Picasso. No debemos tampoco pasar por alto que algunos tipos de danza contemporánea como la zarzuela o el flamenco están inspiradas en el movimiento de los toreros.

Pasando ahora a razonamientos menos sociales y más científicos, nos encontramos con el argumento genético. El Bos Taurus Primogenius fue el padre del ganado doméstico, un toro de gran tamaño del que descienden todas las variedades de bovinos y reses de la actualidad. La especie se extinguió en Europa, en el 1627 y el toro de lidia es el único de los especímenes actuales que preserva todas las características de este maravilloso antecesor, sin embargo, esta especie es criada para que luche en el ruedo. La prohibición de la tauromaquia significaría la terminación de la especie.

Por otro lado, estudiando al toro bravo, los científicos estudiosos de la etología -rama de la biología que estudia el comportamiento de los animales- han llegado a la conclusión de que se trata de un animal que lucha constantemente por territorio, que expresa sus atributos físicos a través de la lucha y que libera endorfinas (neurotransmisores del placer en los vertebrados) cuando combate.

Desde el punto de vista económico, acabar con los toros es acabar con el ingreso de un gran número de familias en el Continente Americano y Europeo. Gente que se gana la vida honestamente honrando las tradiciones de sus antepasados y realizando una extenuante labor que han sabido llevar a cabo durante incontables generaciones.

Debemos recordar también que la fiesta de toros es un espectáculo humanista, pocas acontecimientos se han logrado comprometer tanto con la sociedad a la que pertenecen como los toros. La comunidad taurina siempre está consciente de los problemas que se enfrentan en la actualidad, haciendo corridas en beneficio de causas filantrópicas y cuando catástrofes o desastres naturales acontecen, siempre se busca ayudar a los caídos en desgracia.

Mi último argumento está destinado a acabar con el terrible error que cometen los detractores del toreo al afirmar que los aficionados van a la plaza buscando ver sangre, y obteniendo satisfacción del sufrimiento y muerte de los animales. Para empezar, nunca se encontrará persona capaz de apreciar las virtudes de un toro como un fanático del ruedo, al aceptar al animal por lo que es y reconociendo sus más intrínsecas virtudes. Asimismo, no debemos olvidar que las reses bovinas y muchas otras especies de la fauna marítima y terrestre han estado destinadas a morir para satisfacer las necesidades del hombre. Después de que el toro muere en la fiesta brava, es aprovechado como cualquier otro de su especie.

Es cierto que la tauromaquia no es para todos, y como cualquier otra cosa es imposible que guste a cada una de las personas, sin embargo, el hecho de que existan quienes la consideren desagradable no significa que deba desaparecer. La mayoría de los detractores del toreo están poco informados y ni siquiera se han dado la oportunidad de conocer una plaza. Es importante formar nuestras opiniones conociendo hechos precisos y considerando la historia, las personas y la tradición que existe detrás de la fiesta brava.

Un gran número de intelectuales, artistas y pensadores son ávidos fanáticos y defensores de las corridas de toros, y dejo a consideración el siguiente fragmento de una obra del escritor español Enrique Tierno Galván.

“El espectador de los toros se está continuamente ejercitando en la apreciación de lo bueno y de lo malo, de lo justo y de lo injusto, de lo bello y de lo feo. El que va a los toros es exactamente lo contrario de aquel aficionado a los espectáculos... no es un simple aficionado a lo espectacular, ni tampoco exclusivamente un entusiasta de la exaltación embriagadora, es, mejor que todo esto un amante del conjunto del cual, en cuanto acontecimiento, es parte necesaria.”

Ir al listado de noticias y crónicas
Por favor haga Click Aquí para descargar el plugin de Flash desde la página oficial del fabricante.
Inicio | Nosotros | Preguntas Frecuentes | Términos y condiciones | Contacto | Tauromaquia
©2008 Aficiónperu. Todos los derechos reservados. Creado por Interactiva Studio.