. . . .
Noticias y crónicas
  Venta de caballos  
Anécdotas   Reglamentos de los concursos  
Entrevistas   Diccionario  
Reportajes   Principales concursos  
13 de Diciembre de 2018
Resultados de consursos
    Artesanos
Chalanes     Sanidad
Criadores y propietarios     Arte
Criaderos     Tienda virtual  



EL DIESTRO ESPAÑOL JUAN DEL ALAMO ABRIO LA PUERTA GRANDE EN LA PRIMERA CORRIDA DE TOROS DE LA FERIA DEL “SEÑOR DE LOS MILAGROS” AL CORTAR DOS OREJAS EN EL SEXTO DE LA TARDE.
2013-11-03 19:59:42
por: Manuel González D. /Foto: Luis Herencia Sánchez

Mientras que el diestro Javier Castaño cortó una oreja en su primero y el diestro David Mora con el peor lote derrocho técnica, torería, valor y enormes deseos de agradar.


El diestro Juan del Alamo saliendo por la Puerta Grande.

Interesante para los aficionados fue la primera corrida de la “Feria del Señor de los Milagros” en donde pudimos ver un encierro de la ganadería colombiana de don Juan Bernardo Caicedo, muy bien presentado, con cara y en tipo, pero de juego muy desigual en su comportamiento, con embestidas cambiantes de un muletazo a otro, algunos con peligro sordo por un pitón, salvo el sexto que fue un gran toro.

En cuanto al público que asistió llenando media plaza, realmente tuvo momentos bastante desconcertantes, dejando de lado la valoración de apreciar cuando un torero expone, y a la vez, le hace bien las cosas a los toros, por el baremo triunfalista y efectista; como decían los revisteros de antaño, eso de “torear al tendido”, bastante lejos de valorar las actuaciones de los toreros en relación al toro que tienen por delante. Otro detalle está relacionado con el desconocimiento del reglamento taurino vigente que originó una protesta fuera de lugar en un tercio de banderillas. Ojalá este no sea el norte de esta feria, porque estaríamos perdiendo aquella famosa sensibilidad que encumbro a nuestra afición a nivel mundial llamándola la “Sevilla de América”.

Partieron plaza los diestros Javier Castaño de lila y oro, David Mora de espuma de mar y oro y Juan del Alamo de azul celeste y oro, destocado este último por ser su presentación como matador de toros. Tres toreros de corte distinto y por ende de tauromaquias distintas, de conceptos diferentes, ese fue el gran atractivo del cartel.


El diestro Javier Castaño con la oreja del primero de la tarde.

En esta oportunidad no reseñaremos toro por toro, sino el conjunto de impresiones que nos dejaron los matadores en el transcurso de la tarde, y así comenzaremos por orden de antigüedad con el diestro Javier Castaño, quien estuvo muy bien en su primero, sobre todo por dar todo de sí. Un toro que tuvo nobleza, pero también había que poderle y estar a la altura de las posibilidades que brindaba, el diestro Castaño lo entendió a la perfección, para desarrollar su toreo, acortar distancias y pasárselo muy cerca, conectando así a los tendidos, si bien es cierto el toro tuvo nobleza, es más cierto que el torero estuvo por encima de las condiciones del burel, exponiendo mucho y en terrenos de cercanías. Le cortó una merecida oreja. Lamentablemente no pudo redondear la tarde ante las condiciones de embestida del toro y una notable cojera de la mano, que originó, que haga lo que haga el torero, no sería valorado, por ello abrevió, aunque con poca fortuna con la espada.

Lo que es importante señalar, es que el matador Javier Castaño me dejó la sensación de querer más, de mostrar más de su tauromaquia y de una entrega total que se fue frustrando por no tener mucha más tela que cortar. Cara a los buenos aficionados, que analizan al toro y al torero, el diestro salmantino Castaño ha dejado esta tarde una importante actuación.


Ajustada manoletina del diestro David Mora.

Con palabras mayúsculas abría que escribir la actuación del torero madrileño David Mora, no puedo negar que soy partidario de los toreros que por sobre todo tienen técnica y si a esto le agregamos la torería, el empaque, en fin las buenas maneras de concebir y ejecutar el toreo, ese toreo lo valoro en grado sumo. Lo dicho fueron los argumentos del matador David Mora en su primero y general durante toda la tarde, su colocación en el ruedo, que es fundamental, lo que le valió hacer el quite de la tarde a un banderillero en apuros después de parear a la altura del tendido ocho. Pero eso, “sólo son” grandes detalles, en lo fundamental con el capote y con la muleta nos ofreció quites como unas chicuelinas en su primero muy ceñidas y exponiendo mucho por las condiciones de embestida del toro que apretaba mucho por ambos pitones y unas gaoneras de categoría en su segundo. Con la muleta la cosa tiene un tono diferente, probablemente muchos en los tendidos no notan la diferencia entre una faena triunfal y una faena donde el torero tiene que “cruzar la raya” para sacarle partido a un toro que sabía dónde estaba el torero en cada momento; que además por el pitón izquierdo en más de dos ocasiones le puso el pitón en la barbilla, sin embargo sabedor de eso el matador, coge la muleta por el lado donde el toro tenía “gatos” y le cuaja series de naturales, eso se llama a mi manera de entender esto, exposición, o como dije al comienzo, “cruzar la raya”, que merito realmente.

El valor en el toreo dista mucho de los rodillazos o cosas similares que también tienen su mérito, el valor en el toreo para mí, consiste en pasarse al toro por delante, “pensando”, tener la capacidad de pensar cuando se está corriendo la mano en un derechazo, sólo así, se le puede tocar al toro en el recorrido más de una vez para que se fije en la muleta en todo momento, sólo así se le puede dejar la muleta en la cara para ligar, sólo así un torero puedo equivocar al público haciendo ver mejor un toro de lo que realmente es. Pero ojo he dicho al público, no al buen aficionado, que de inmediato aquilata la labor del torero. Así, como lo he descrito líneas arriba, he visto al diestro David Mora esta tarde en Acho. Y acá viene otro pequeño detalle, como han podido leer en el titular y la volada de esta crónica, al madrileño le tocó el peor lote y se fue de vacío en la nómina orejera, pero de todo lo visto esta tarde, lo que más puedo recordar es su labor por lo aprendido, porque hay tauromaquias que enseñan, por ello, muchas gracias TORERO. Enhorabuena.


El diestro Juan del Alamo salió arrollador durante toda la tarde, y demostró que viene a América a la antigua, es decir, a abrirse camino y no dejarse ganar la pelea por nadie, no se presentó en plan de figura, se presentó en Acho como matador de toros para imponerse y decir que en el toreo tiene voz y voto. Ese entusiasmo desbordante de su toreo caló en los tendidos de la plaza que valoró en todo momento su labor desde que se abrió de capa hasta el estoconazo final en su segundo toro al que le cortó las dos orejas. Si nos pusiéramos a analizar fríamente su actuación evidentemente saldría a la luz algunos detalles por mejorar, pero eso no es lo relevante ya que lo importante es resaltar la enorme disposición con la cual afrontó cada una de sus faenas, una tauromaquia que transmite mucho a los aficionados, un torero con ganas y que en muchos pasajes incluso sobrepasan en la exposición. La monotonía no es parte de su repertorio, ya que está dispuesto en todo momento a arrancarle los muletazos al toro. El diestro Juan del Alamo triunfo en Acho al cortar dos orejas, saliendo a hombros por la Puerta Grande y eso ya está escrito en la historia de la “Feria del Señor de los Milagros”.


Drechazo del diestro Juan del Alamo.

Domingo, 3 de Noviembre 2013

Media plaza en los tendidos.

Toros de don Juan Bernardo Caicedo, muy bien presentados y de juego variado.

                    

Javier Castaño (lila y oro); oreja y silencio.

David Mora (espuma de mar y oro); palmas y silencio.

Juan del Alamo (azul celeste y oro); silencio y dos orejas

Ir al listado de noticias y crónicas
Por favor haga Click Aquí para descargar el plugin de Flash desde la página oficial del fabricante.
Inicio | Nosotros | Preguntas Frecuentes | Términos y condiciones | Contacto | Tauromaquia
©2008 Aficiónperu. Todos los derechos reservados. Creado por Interactiva Studio.