. . . .
Noticias y crónicas
  Venta de caballos  
Anécdotas   Reglamentos de los concursos  
Entrevistas   Diccionario  
Reportajes   Principales concursos  
20 de Junio de 2018
Resultados de consursos
    Artesanos
Chalanes     Sanidad
Criadores y propietarios     Arte
Criaderos     Tienda virtual  



LOPEZ SIMON Y JOAQUIN GALDOS CORTARON UNA OREJA CADA UNO EN EL MANO A MANO DE LA TERCERA DE LA FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS.
2016-11-21 01:49:19
por: MANUEL GONZALEZ DELGADO - LUIS MIGUEL LEON LUNA

Los toros de Zalduendo estuvieron lejos de la expectativa que había por verlos, aunque no fueron malos, sólo les falto ese plus adicional de transmisión de una ganadería de su prestigio.


López Simón y Joaquín Galdós pasearon un trofeo cada uno en el mano a mano de la tercera de la Feria del Señor de los Milagros de Lima.

Se lidió un encierro de la ganadería de Zalduendo, que cumplió a secas, sin que hubiese un toro que destacara nítidamente, con sus matices, se dejó, unos más, otros menos, pero no tuvieron ese plus adicional, que emocionase a los tendidos.

El primero, salió suelto de los lances de recibo de López Simón. Sin fijeza y algo incierto en la embestida, el torero trató de fijarlo en los primeros lances, sin embargo, el toro tuvo el defecto de cortar por el pitón derecho en banderillas y puso en apuros a Vicente Fernández. Brindó al público, para luego comenzar el trasteo pegado a tablas. Sin enmendarse. Lo saca a los medios y allí toreó instrumentó el toreo en redondo, gustándose, sobre todo en la tercera tanda. Por exceso de confianza a pesar que ya él toro se lo había señalado fue prendido afortunadamente sin consecuencias, fue en el segundo derechazo que le arrancó uno de los machos de la pierna causando desperfectos al traje. El toro se fue menos y López Simón se puso entre los pitones. Con la espada no tuvo suerte y saludo desde el tercio.


El tercero fue otro toro con opciones para la muleta, aunque en los inicios de la lidia en los primeros tercios no se dejó ver. Después, López Simón supo entenderlo y sacar su buen fondo. Templó sus embestidas para instrumentar lo mejor de su tauromaquia por pitón derecho. Una primera más tibia, a la que siguieron dos rotundas. La siguiente, al natural, y conforme avanzaba su labor la plaza se le entregaba con los olés. El mayor mérito es que supo buscarle las vueltas a su oponente. Terminó acortando las distancias, arrimón importante, que caló en el tendido nuevamente. La tizona, de nuevo sin filo, dos medias y descabello. Se esfumó el triunfo.


Equilibró López Simón el duelo con el colorado quinto. También salió abanto como sus hermanos. Se desmonteró Ángel Rivas tras un gran puyazo. Quiso mimarlo el madrileño y ejerció él mismo la brega. Tras tantearlo por alto, sin someterlo, se echó de hinojos enseguida. Pie a tierra, lo toreó en redondo para rematar con el del desprecio y el de pecho. Tuvo que poner todo de su parte el torero. El astado no tuvo ni entrega ni codicia, pero lo exprimió al máximo para robarle los muletazos. Uno a uno. Naturales, derechazos y hasta cuatro circulares invertidos, en el tramo final. Ahí prendió la mecha. Un ramillete de manoletinas ajustadas y, esta vez sí, una estocada al primer viaje, por lo que fue premiado por el público con una oreja.


La presentación como matador de toros de Joaquín Galdós tras su temporada europea generó en la afición cierta expectativa. A su primero lo recibió a la verónica a media altura con suavidad, para luego instrumentar un quite por chicuelinas, que fue lo único que mostrar en toda la tarde con el capote. Fue un buen colaborador el de Zalduendo y Galdós comenzó por doblones, naturales, en algunos de ellos se gustó. Destacó una tanda a la que cosió el afarolado y uno de pecho. Faena de buen corte. Enterró la espada algo desprendida y saludó desde el tercio.


El joven peruano honró al brindis paseando una oreja en su segundo. Entregó la montera a su padre, el ganadero Alfredo Galdós. Se quedó crudito en varas. Había salido muy suelto siempre de las telas, le faltó un pequeño puyazo más. Sin embargo, la nobleza del toro le sirvió al torero. Fue una faena de menos a más. Mediada la misma, Galdós recién entendió las condiciones del toro y lo aprovecho con la mano derecha como sustento. Lo toreó largo y con empaque. Muleta siempre puesta en la cara del toro bajándole la mano como el toro lo pedía. Molinetes y pases de pecho de rodillas para terminar de calentar al público. Hundió el acero hasta la gamuza en muy buen sitio e hizo rodar al toro sin puntilla. Oreja.


Con muchas patas, salió el sexto. Puso en apuros a todos desde el comienzo, complicado durante toda su lidia. Buen par de banderillas de Dennis Castillo para una tarde más, desmonterarse. Galdós ya con la muleta, lo intentó por el pitón derecho, pero hubo varios enganchones. Muy deslucido, porfió en la cara del toro, pero el respetable le pidió que acortara. Estocada y descabello. Fue silenciado.


Plaza de toros de Acho, Lima (Perú).

Un poco menos de media entrada.

Toros de Zalduendo, bien presentados y de juego desigual. Los mejores, 3º y 4º. El 6º, complicado. Además, se lidió un toro más de Centinela para recortes.

López Simón, ovación, ovación y oreja.

Joaquín Galdós, ovación, oreja y silencio.

Ir al listado de noticias y crónicas
Por favor haga Click Aquí para descargar el plugin de Flash desde la página oficial del fabricante.
Inicio | Nosotros | Preguntas Frecuentes | Términos y condiciones | Contacto | Tauromaquia
©2008 Aficiónperu. Todos los derechos reservados. Creado por Interactiva Studio.