. . . .
Noticias y crónicas
  Reportajes gráficos  
Anécdotas taurinas   Reglamentos taurinos  
Entrevistas   Diccionario taurino  
Reportajes   Cirugía taurina  
20 de Junio de 2018
Estadística nacional
    La tauromaquia y el arte
Toreros peruanos   Sociales  
Ganaderías peruanas     Grandes Faenas  
Entidades taurinas     Tienda virtual  



EL PERU TAURINO ESTA LLAMADO A SER UNA POTENCIA TAURINA MUNDIAL PERO NO LO DEJAMOS POR MUCHAS RAZONES DE FORMA Y DE FONDO.
2013-09-10 14:13:38
por: Manuel González D.

Somos como diría don Antonio Raymondi “Un mendigo sentados en un banco de oro”, tenemos todo para serlo pero deben de haber cambios de mentalidad y de protagonismo.


Subalterno pisando el rabo de un toro para que no se levante tras la estocada.

Cuando a principios de año tuvimos un receso en nuestro portal para tomar la decisión de continuar o no con AFICIONPERU.COM, debido a una crisis de aburrimiento al ver que la realidad es inmensamente distinta a lo que se lee por falta de crítica o denuncias a diversas irregularidades, decidimos continuar, pero de una manera diferente: procurando, aunque sea en solitario, darle un poco de orden a esta fiesta peruana que justamente adolece de ello.

Me explico un poco mejor en un tema que es largo pero que vale la pena analizar. Para mí hay una gran diferencia entre un aficionado y un taurino. El primero es aquel que le gusta la fiesta de los toros y, el segundo, es aquel que siendo o no profesional del toreo, tiene de una u otra forma participación en ella.

En este segundo rubro, el de los taurinos, es donde todo está parado de cabeza y por lo general es por cuestión de intereses personales, que se anteponen a los intereses comunes que fomentan y originan un desarrollo positivo a la fiesta de los toros.

En ese contexto, casi todos forman grupos cerrados que defienden su razón, por lo general, atropellando la razón de otros para hacer prevalecer sus ideas por sobre todas. No hay cohesión ni siquiera en el tema anti taurino, unos lo defienden por allí, otros por acá y a otros ni les interesa. Pero no se puede afrontar una pelea como esta como un todo y no hay ser un iluminado para entender que así no se llega a ningún lado.


Un tumbo.

La fiesta de los toros se sustenta, en los siglos, por el respeto a las jerarquías, cosa que en el Perú no sucede. Son los subalternos los que tienen la batuta en diversas situaciones de crucial importancia y no los matadores quienes, conformes con torear la mayor cantidad de corridas, permiten que en muchas ocasiones se vulneren sus derechos, siendo inmensamente perjudicados. Lamentablemente, no hay una figura que ponga las cosas en su sitio.

Tenemos la plaza más bella del mundo, por lo menos para mí lo es, y se cae a pedazos y su deterioro permanente ofende. Hemos denunciado este hecho en repetidas ocasiones, hasta con fotos y videos, y lo volveremos hacer, sin embargo, parece no importarle a nadie, por lo menos no veo cartas, denuncias o artículos al respecto. Las peñas ni se escuchan, los toreros menos, lo ganaderos ídem, y Acho se sigue cayendo, sigue herido de muerte. Se piensan en grandes proyectos de inversiones foráneas y ¿es qué los peruanos no somos capaces de hacerlo? De agruparnos para presentar una denuncia seria y formal a la Municipalidad de Lima, que deja que este monumento histórico esté en la lamentablemente situación que se encuentra. Eso sólo se logra cuando los taurinos están unidos y eso es más difícil en nuestro Perú Taurino que matar un burro a pellizcones.


Toro y torero rodando por la arena, el peligro.

Los toreros tienen varias agrupaciones gremiales dirigidas casi totalmente por los subalternos. No están separados como en otros países, donde la realidad ha demostrado que funciona mejor. De esa forma, actualmente, estas agrupaciones son antagónicas y están en continuos juicios tratando de cortarse la cabeza los unos con los otros y, mientras eso sucede, el Perú Taurino se ha convertido en un paraíso para muchos toreros extranjeros que, lejos de aportar al desarrollo de nuestra fiesta, están hasta en muchos casos con su documentación fuera de regla. ¿Y quienes son los mayores traedores de toreros extranjeros? Los subalternos, evidentemente. Cabe señalar también que hay toreros extranjeros que vienen al Perú y paradójicamente se esfuerzan por poner toreros peruanos cuando agarran un pueblo, pero son los menos. Muy pronto el torero peruano no tendrá cabida en su propia tierra.


Gran puyazo.

El internet también ha permitido que incapaces hagan la función de periodismo taurino. Y decirles incapaces no es una ofensa, es decirles que no tienen la capacidad de hacerlo porque no conocen del tema, porque no tienen conocimientos mínimos para hacerlo, porque no saben diferenciar un toro de un encaste de otro, porque no conocen de historia, porque no han visto más corridas de las pocas que puedan ver para aprender más, porque no se relacionan con personajes de la fiesta que los puedan instruir. También porque opinan sin saber de qué opinan y no tienen además el más mínimo deseo de superarse. Muchos creen que poniendo fotos o videos en HD ya la hicieron y nos hemos limitado a un periodismo falto de opinión, de instrucción, que además cree saberlo todo por lo que ya no tienen nada que aprender. Pero la verdad es no tienen fundamentos para opinar si no lo saben, no saben escuchar, sólo saben hablar o escribir pero muy poco escuchar, oír, entender.  Es allí donde se aprende mucho más que con un libro, escuchando a los profesionales, a los ganaderos, a los toreros, a los viejos aficionados con sus vivencias y anécdotas. Hoy en día uno ve portales, blogs, Facebook y ve resultados de festejos como goles de un partido, sin importarles si la información recibida se asemeja a la realidad. Que si se dicen las cosas como son, con respeto, con conocimiento de causa y en ese afán se pueden perder hasta personas que uno creía amigos cuando la miel de una pluma escribía halagos. Es verdad, se pueden perder, pero en la vida uno camina por convicciones, sabedor que no hay malas intenciones en la crítica, sólo el deseo que las cosas mejoren, que el torero reflexione o el ganadero vea que sus productos no están saliendo buenos. Es un lamentable riesgo que se corre, pero hay que correrlo.


Voltereta.

Las peñas, cuya función es importantísima en la difusión de la fiesta, están algo así como dormidas. Muchas de ellas en sus añejos laureles, cuando deberían tener mayor actividad, como la que tienen cuando viene la feria limeña y hay una hemorragia de trofeos. Salen trofeos por todos lados, y durante el año son muy pocas las actividades generadas por ellas. ¿Qué opinan las peñas sobre el deterioro de la Plaza de Acho? Cuando las peñas, como aficionados organizados, se pongan las pilas para captar a más aficionados que no saben dónde pueden ir a hablar de toros, cuando los incorporen, cuando sean más abiertas, y es que tampoco hay que ser Pitágoras para ver que la juventud  brilla por su ausencia en estas prestigiosas agrupaciones, las peñas fundamentalmente deberían ser para el fomento de la fiesta, para acoger a nuevas generaciones que le den futuro. Cuando el aficionado pretende ocupar el lugar de los profesionales, pisan terrenos incomodos para ellos mismos. Está muy bien que defiendan la integridad de la fiesta como ha sido desde el principio de la historia, no se está descubriendo nada nuevo, pero eso dista mucho de pretender pisar el terreno de los profesionales como sucede en nuestro medio en algunos casos. La educación taurina no sólo se fundamenta para los aficionados en leer un libro o muchos libros, sino como en el toreo, en tener un sentido de ubicación como un torero cuando esta frente al toro. Resulta hasta vergonzoso ver como tutean a una primera figura del toreo como si tuviesen un gran vinculo de amistad, sin darse cuenta que el toreo es fundamental el respeto y llamar al torero, matador, maestro, según sea el caso, no se trata de demostrar cuan amigo se es de un torero, porque si eso fuese así, con mayor razón, se le da el sitio al matador amigo ante los demás, demostrando que, aún teniendo un vínculo amical, por encima de todo está el respeto a la jerarquía taurina. Así lo aprendí, así me lo enseñaron. Es inaceptable cuando a veces veo a un entrevistador llamando a una figura por su nombre, sin anteponer el maestro o matador. En eso los franceses nos dan un ejemplo como en muchas otras cosas más, por eso la afición francesa se está ganando un sitio de preponderancia.

He escrito líneas arriba sobre el papel dominante en la fiesta de los subalternos, pero no he dicho nada sobre el papel del subalterno peruano en el ruedo, que en la gran mayoría de casos, deja mucho que desear cuando ve uno en las corridas que no tienen la mínima noción de la lidia, de los terrenos, de la brega y me pregunto ¿es que no ven corridas por televisión? ¿No ven como los grandes toreros de plata cogen un capote y llevan al toro con el mínimo de capotazos de un sitio a otro? No es complicado aprender a bregar correctamente porque esa es su función principal, torear con suavidad, llevar al toro prendido en el capote, con temple, pensar que si me pongo acá o allá ahorro capotazos que son muletazos menos para el matador. En su gran mayoría tienen un toreo de capote defensivo como los neófitos en el Toro Match, bregar con propiedad es tan bello, ver un subalterno bien vestido, y es que es su obligación, es un torero. Resulta penoso, además, ver como los subalternos cortan las orejas muchas veces por iniciativa propia para su matador, así no sea este merecedor de las mismas, y en otras ocasiones, mandados por el propio matador. El subalterno peruano debería cambiar de mentalidad. Es mejor aquel que ni se ve en el ruedo, como dice el poema de Blanquet, y que sin embargo tiene una función importantísima en la lidia. Hay algunos que quieren ser hasta más protagonistas que el matador cuando banderillean y eso no es correcto. La picaresca denigra la profesión; la corrección y la torería los engrandece.

El Perú Taurino está llamado a ser una potencia en el mundo y tenemos todo para serlo, absolutamente todas la herramientas para poder lograrlo. Esa es nuestra mejor defensa en contra del movimiento anti taurino, pero no la estamos aprovechando. La unión siempre hace la fuerza y con eso no digo, como Cristo, “amaos los unos a los otros”, porque eso es imposible. Pero, por el bien común o, mejor dicho, por el cariño a ella, por lo menos sobrellevémonos para estar más cohesionados, que los logros de uno en beneficio de la fiesta sean los logros de todos y no el germen de la envidia.

A los que les correspondan, entiendan que tienen que dar primero los pasos iniciales y uno a uno, antes de querer fungir de eruditos. Eso se llama humildad para aprender y aprender no es malo, no sigamos el ejemplo de la selección peruana de futbol que está llena de estrellas individuales pero casi nunca han sabido jugar como equipo, razón por la cual están como están. Recordemos que tras nosotros no hay nuevas generaciones de aficionados que no sólo piensen que los toros son sinónimo de juerga en los hoteles o borracheras en Acho, no hay aficionados jóvenes en la cantidad necesaria para perdurar en el tiempo, aficionados que entiendan la fiesta de los toros con propiedad, con corrección, somos nosotros los llamados a sembrar la semilla o el “gusanillo de la afición” pero sobre todo con el ejemplo.

Ir al listado de noticias y crónicas
Por favor haga Click Aquí para descargar el plugin de Flash desde la página oficial del fabricante.
Inicio | Nosotros | Preguntas Frecuentes | Términos y condiciones | Contacto | Caballo peruano de paso
©2008 Aficiónperu. Todos los derechos reservados. Creado por Interactiva Studio.