511GALDOSlinea-punteada-firma1

IRENE MARTÍN MOYA > Sevillalinea-pie-fotos-noticias

 

Joaquín Galdós ya es Príncipe de Sevilla, aunque el presidente no quiera. Asumió toda la responsabilidad de quien está a punto de tomar la alternativa y tomó el control de una tarde en la que se hizo protagonista en cada novillo. Más allá de la actitud y la demostración de capacidad y sitio, demostró un temple fruto de la madurez e impregnó de buen toreo a La Maestranza. De la novillada de Rocío de la Cámara, bien presentada y con trapío, embistieron seis de seis. Ruiz Muñoz sufrió una cornada menos grave en el primero y eso llevó a que Galdós lidiara tres de ellos de forma superior. A Jesús Álvarez, que se presentaba en su plaza, le faltó redondear sus faenas y fue eclipsado de manera justificada por quien le aventaja en experiencia.

Joaquín Galdós hizo su aparición en un quite por chicuelinas y una media exquisita al primero de la tarde, con gusto y temple provocando los primeros olés. Con el segundo volvieron a tener impacto las verónicas que instrumentó por el pitón izquierdo, porque por el derecho el novillo vino más vencido. El peruano cuidó cada detalle y en el inicio con la muleta de nuevo hubo que destacar el temple. El novillo fue noble por el derecho pero no tuvo fondo y por el izquierdo protestó. Pinchó en un primer intento y saludó una ovación.

Se corrió turno, por la cornada de 15 centímetros de la que fue atendido en la enfermería Ruiz Muñoz, y Galdós lidió al colorado chorreado reseñado en quinto lugar. No dio opciones en el capote pero sirvió en la muleta y las series de derechazos surgieron continuadas, bajando la mano y ligando con suavidad. Por el izquierdo al novillo le faltaron finales y comenzó a desplazarse buscando la escapatoria. De vuelta al derecho, la faena que contó con el acompañamiento de la música y fue brindada a Roca Rey, no tuvo la misma contundencia porque el animal se vino a menos. En el final genuflexo, con buenos trincherazos, la labor recuperó el nivel gracias al estilo del novillero. Mató de estocada tendida y paseó una oreja.

Galdós recibió al quinto a porta gayola, con una larga cambiada limpia. El novillo, más alto, embistió con buen tranco y fue pronto. En el centro del ruedo, tras el segundo brindis al público, inició con un pase cambiado por la espalda. La segunda serie con la derecha ya hizo sonar la música. Los muletazos tuvieron profundidad e importancia por ambos pitones, aprovechando la calidad del animal al que llevó largo. Al natural arrastró la muleta. Hubo circulares previo al estoconazo. Le pidieron con fuerza las dos orejas y solo le fue concedida una, robándole una Puerta del Príncipe ganada a pulso y con buen toreo.

El primero de la tarde, abrochado y bien presentado, tuvo buena condición, especialmente por el derecho. Cuando Ruiz Muñoz cogió la zurda, en el segundo cite al natural fue volteado y el novillo lo sacudió. Mató de media estocada y le sonó un aviso intentando descabellar. Al término de la lidia, pasó a la enfermería.

Al tercero más astifino, en el que Galdós volvió a hacer acto de presencia en un quite por verónicas a pies juntos, le faltó fuerza. Llegó a echarse y Jesús Álvarez buscó hasta el arrimón que no tuvo relieve por la condición del animal. Mató de una estocada casi entera y saludó una ovación. Jesús Álvarez lidió en quinto lugar al segundo de su lote, cornicorto pero con trapío. Fue quizás el novillo más claro y que transmitió mas, embistiendo con alegría en distancia. Galdós, ahora, hizo un quite por delantale. El sevillano quiso ligar los muletazos más en corto tras el inicio en el que dejó venir al novillo de largo, siendo ese el punto álgido de la labor. Pinchó y fue silenciado.

 Hierro de Cortijo de la Sierra - EspañaPlaza de toros de la Maestranza de Sevilla. Un tercio de entrada. Novillos de Cortijo de la Sierra y uno deRocío de la Cámara (4º), bien presentada y con trapío, embistieron seis de seis.logo-mundotoro-fichas-crónicas
José Ruiz Muñoz, silencio tras aviso en el único que mató;
Joaquín Galdós, ovación, oreja en el que mató por Ruiz Muñoz y oreja con fuerte petición de la segunda;
Jesús Álvarez, ovación, silencio.
IncidenciasRuiz Muñoz sufrió una cornada menos grave de 15 cm. en el muslo izquierdo (ver parte médico aquí).