. . . .
Noticias y crónicas
  Reportajes gráficos  
Anécdotas taurinas   Reglamentos taurinos  
Entrevistas   Diccionario taurino  
Reportajes   Cirugía taurina  
19 de Junio de 2018
Estadística nacional
    La tauromaquia y el arte
Toreros peruanos   Sociales  
Ganaderías peruanas     Grandes Faenas  
Entidades taurinas     Tienda virtual  

DEL TORO

LA MORFOLOGIA EN EL TORO DE LIDIA.
2010-07-07 21:22:06
por: Dr. Julián Castro Marreno.

Un estupendo artículo el Dr. Julián Castro Marreno, medico veterinario quien nos envía esta colaboración para nuestro portal.


Los ganaderos deben mantener un equilibrio en su selección, cría y manejo objeto de atender las demandas actuales de: trapio, peso, movilidad, fuerza y poder. Se desea un toro con peso y a su vez con movilidad, y se engorda, llevándolo a un peso no acorde con el desarrollo anatómico propio de la edad a que son destinados a la plaza, además con la pretensión de disponer de un  "atleta".

 

Según la reglamentación española por la cual se establecen los criterios básicos de determinación del prototipo racial del bovino de lidia, en lo que concierne al morfotipo, se contempla que la morfología de la raza de lidia es uniforme en lo primordial, pero considerablemente variada en aspectos accesorios. Presenta un gran dimorfismo sexual, es elipométrica, mesomorfa y celoide, con gran desarrollo muscular y excepcional actitud dinamógena.


En  este grupo racial el dimorfismo sexual es muy acusado. Los machos presentan mas alzada, formas redondeadas y mayor desarrollo muscular, cuello corto, de mayor diámetro y potente, gran morrillo, papada discreta, predominio del tercio anterior y alzada de 120 a 130 cms.; mientras que las hembras tienen una conformación de caja mas pequeña, de considerable menor peso y líneas más angulosas, cuello descarnado, plano y discreta  papada, pecho poco profundo y alzada de 90 a 110 cm.

 

Esta raza es considerada elipométrica, es decir que su peso se encuentra o está por debajo de la media de su especie. También mesomorfa, ya que al observar si predomina el diámetro longitudinal frente a los de anchura y profundidad, se identifican sus ejemplares como medios o medios lineos. Es decir ni cortos ni largos.


El peso al nacer es en promedio para las hembras de 23 Kg. y  para los machos de 25 Kg.,  al destete, a los 8-10 meses de edad, se separa el  becerro(a) de la madre, se registra una media en las hembras 100 Kg. y en los machos 120 Kg. , con variaciones interanuales por condiciones ambientales;  el tamaño de los machos adultos oscila en torno a los 470 Kg. y las hembras alcanzan los 300 Kg., como valores medios.


Antiguamente se lidiaban los toros, en su mayoría, con una edad comprendida entre 5 y 7 años, y estos eran criados en propiedades de mayor extensión, con una alimentación básicamente de pastos naturales. Eran animales hechos, maduros, con una conformación de mayor caja y alzada. En fin con mas peso que los que se lidian actualmente. Valga añadir que la lidia tenía  un tercio de pica con mucho peso específico, y era orientada a parar con el fin de ejecutar la suerte suprema,  para esa época muy bien denominada así la suerte de matar, por el riesgo que traía consigo y por ser el centro de la faena.


En los momentos actuales los ejemplares van a la corrida comúnmente con cuatro años y en oportunidades con cinco años, y son criados en explotaciones de menor extensión y consumen pastos cultivados y alimentación suplementaria para acelerar su engorde. Las ganaderías en una selección orientada a disponer de un animal acorde con la lidia actual, que es llevada con el propósito de ejecutar muchos pases. Han concentrado o hecho predominar determinadas castas y encastes, y  fijado caracteres acordes con esas exigencias,  por otra parte, han obtenido un producto mas compacto, mas chico, y por lo tanto al tener menos caja, necesitan estar  mas gordos para poder cumplir con el peso exigido por el reglamento.

 


La cría, y el manejo que conlleva esta, hasta lograr un toro apto para la lidia, demandan que estos alcancen un peso mínimo de referencia, que les permita obtener las  características de trapío y fortaleza necesarias. Para conseguir este nivel se requiere cumplir, entre otras cosas, con una serie de operaciones de alimentación y sanidad necesarias para su desarrollo y crecimiento. No obstante es común utilizar en los últimos  meses un periodo de acabado o ceba o engorde, como usted prefiera llamarlo, que tiene una duración entorno a los 3-4 meses.

 

La alimentación intensiva y el tipo de alimento que se suministra a estos animales  para conseguir el peso deseado, en un tiempo reducido, con ganancias rápidas,  pueden tener una repercusión negativa en la forma física y resistencia final del toro.


El crecimiento de los toros no es homogéneo. Las ganancias medias diarias de estos animales descienden de 400 a 180 g. /día en los 2-3 primeros años de vida, para luego recuperar peso hasta los 4 ó 4,5 años consiguiéndose en la parte final incrementos medios de hasta 500 g./día. (Caballero de la Calle, 2002).

 

La necesidad de lograr un perfecto acabado del toro de lidia en un periodo relativamente corto de tiempo, hace que los ganaderos deban utilizar cantidades muy elevadas de concentrados en la dieta en detrimento de los forrajes, este hecho puede llevar a los animales a manifestar determinadas patologías nutricionales e incluso sufrir algunos efectos secundarios en forma de caídas durante la lidia.


Un buen día, en 1917, se establecieron reglamentos donde se fijaron pesos mínimos para la lidia de los toros, bajo que criterio lo hicieron y lo hacen ahora, no se, puede ser por historicidad y por la modalidad del toreo reinante en cada época. Hay referencias de 1917 con requerimientos mínimos de 525 kilogramos.

 

Es así que, en los reglamentos taurinos de las municipalidades se establecen las exigencias en lo que concierne al peso mínimo exigido para la lidia de los ejemplares en los espectáculos taurinos, a realizarse en su jurisdicción. Veamos cuales son estas en algunas plazas de América:

 


En la Plaza Santamaría, de Bogota,  el peso de cada toro para corridas de primera categoría será de cuatrocientos cuarenta y cinco (445) kilogramos como mínimo. Para corridas de segunda categoría y en otras plazas diferentes a la de Santamaría el peso de las reses será de cuatrocientos (400) kilogramos como mínimo y para espectáculos de tercera categoría el peso de lo toros será libre.

 

El Decreto 68/2006, de 21 de marzo, aprueba el reglamento taurino de Andalucía, y en el se lee que el peso mínimo de las reses en corridas de toro será de 460 kilogramos en las plazas de toros de primera categoría, de 435 kilogramos en las plazas de segunda y de 410 al arrastre en las plazas de tercera categoría y portátiles, o su equivalente de 235 kilogramos en canal.

 

En las novilladas con picadores, el peso de las reses no podrá exceder de 500 kilogramos en las plazas de primera categoría, de 475 kilogramos en las plazas de segunda categoría y de 420 kilogramos al arrastre en las de tercera categoría y portátiles o su equivalente de 240 kilogramos en canal. En las novilladas sin picadores, el peso máximo de las reses no podrá exceder de 410 kilogramos al arrastre o su equivalente de 235 kilogramos en canal.


En México, en Gaceta Oficial del Distrito Federal, del 20 de mayo de 1997, el reglamento publicado contempla que  las reses que se lidien en corridas de toro deberán cumplir con los siguientes requisitos: Pesar como mínimo cuatrocientos cincuenta kilos en pie a su llegada a la plaza si ésta es de primera categoría, o cuatrocientos kilos en pie a su llegada a la plaza, tratándose de plazas de segunda y tercera categorías. Así mismo las reses para novilladas,  pesar como mínimo trescientos cincuenta kilos en pie a su llegada a la plaza, si ésta es de primera categoría, o trescientos kilos en pie a su llegada a la plaza, tratándose de plazas de segunda y tercera categorías.


En la Municipalidad del Rimac, en Lima, Perú, el Reglamento de Espectáculos Taurinos contempla para las corridas de toro un peso mínimo de 450 Kg. en las plazas de primera categoría, de 420 Kg. en las de segunda categoría y de 380 para las de tercera categoría.

                           

El toro pierde en el traslado a la plaza, en recorridos iguales o superiores a los 100 kilómetros, de 40 a 100 kilogramos, y el sistema de pesado varia en las plazas unas lo hacen a la llegada, otros al día siguiente y una tercera modalidad es 24 horas antes del festejo.


En las lecturas, por casualidad, se encuentran curiosidades sobre el peso de ejemplares lidiados, y como no deja de ser interesante, se hizo una búsqueda referencial. Por ejemplo, en "El Toro Bravo" de Álvaro Domecq  y Diez, se comenta de un toro estoqueado por Juan, en la plaza de Valencia, con 420 kilogramos en canal o el lidiado por Laserna en la plaza de Algeciras, en 1933, un ejemplar de Pablo Romero, con 380 kilogramos en canal. Así como, por lo contrario, a los lidiados por Curro Caro y Morenito de Talavera, en Belmonte, en 1944, de Garrido, que pesaron 137, 131, 142 y 143 en canal. Es valida la oportunidad para colocar que los bovinos dan en canal entre 48 y 56 % de su peso vivo, variando con las razas.

 

El peso es un asunto de preocupación para los humanos, sobre todo en el sexo femenino, por salud y estética. En los animales, la preocupación está presente también en los que los crían, sean  estos criados para la producción, reproducción, deporte, compañía o recreación. Cuidado con el peso.

 

Referencias Consultadas:

Bleu, F. Antes y  después del Guerra.

Caballero de la Calle, J.R. Análisis de la evolución del crecimiento del toro de lidia en la fase de acabado.

Centro Etnográfico del Toro de Lidia. Junta de Castilla y León.

Domecq y Diez, A. El Toro Bravo.

Reglamentos Taurinos de Andalucía, Bogota, Lima, México.

Ramírez  Avendaño, A. Comunicación Personal

San Antonio de los Altos 4/ 4/ 08.   jcastro45@hotmail.com

Ir a del toro
Por favor haga Click Aquí para descargar el plugin de Flash desde la página oficial del fabricante.
Inicio | Nosotros | Preguntas Frecuentes | Términos y condiciones | Contacto | Caballo peruano de paso
©2008 Aficiónperu. Todos los derechos reservados. Creado por Interactiva Studio.