. . . .
Noticias y crónicas
  Reportajes gráficos  
Anécdotas taurinas   Reglamentos taurinos  
Entrevistas   Diccionario taurino  
Reportajes   Cirugía taurina  
24 de Setiembre de 2018
Estadística nacional
    La tauromaquia y el arte
Toreros peruanos   Sociales  
Ganaderías peruanas     Grandes Faenas  
Entidades taurinas     Tienda virtual  

DEL TORO

LAS CASTAS DEL TORO DE LIDIA.
2008-07-03 10:33:42
por: AficiónPerú

El aficionado por lo general siempre se confunde cuando se toca este tema de las “Castas del Toro de Lidia”, en tal sentido vamos a procurar ser breves y didácticos para la mejor comprensión de los lectores de AFICIONPERU.COM

En primer lugar vamos hablar de las “Castas Fundacionales”, son aquellas que dieron origen al actual toro de lidia. De las cuales actualmente algunas han desparecido, subsistiendo con el tiempo aquellas castas cuyas reses se adaptaron mejor a las exigencias del toreo actual.


Pintura de un toro de la Casta Jijona

CASTA JIJONA: Lleva este nombre por su creador D. Juan Sánchez Jijón, quien traslado desde Montes de Toledo en La Mancha, ganado vacuno en estado salvaje hacia la localidad de Villarubia de Ojos, y mediante selección logró formar una ganadería brava, la que llego a goza r de gran renombre. Podemos describir estos toros morfológicamente, como de gran tamaño y astas muy desarrolladas, siendo su principal característica el pelo colorado encendido, de allí la denominación a los toros de esta pinta como “jijones”. Obtuvo mucho renombre pero a partir de finales del siglo XIX se viene a menos por sus numerosos cruces, por esta razón, en la actualidad está completamente extinguida.


Toro de la Casta Cabrera

CASTA CABRERA:             No se conoce con exactitud la procedencia de estos toros, aunque distintas fuentes señalan que al parecer procedían  de los frailes cartujos de Jerez, de los dominicos de Sevilla o de cualquier otras comunidad religiosa de las que entonces tenían  ganado procedentes de los diezmos y que seguramente eran descendientes de esas reses, que pastaban libremente en los campos de Tarifa.

Los toros de Cabrera se les denomina así por su fundador D. Luis Antonio Cabrea de Utrera en Sevilla, quien la fundo hacia el año de 1730.

Estos toros morfológicamente son altos, largos, agalgados, de mucho peso, de piel sedosa y fina, de capas variadas – destacan los sardos, salineros, jaboneros y berrendos-, además de desarrolladas cornamentas. También es importante destacar su agilidad en la lidia, su bravura y desarrollado sentido.

En el año de 1850, Don Juan Miura adquirió un gran número de vacas y machos, por tal motivo esta casta se conserva con gran pureza en la ganadería actual de Miura, quien a pesar de haber realizado aislados cruces con reses de otras castas, mantienen en lo esencial las características primigenias de esta casta.


Toro de la Casta Navarra

CASTA NAVARRA: La procedencia de estas reses que en el siglo XIX gozaron de un merecidísimo prestigio, no es muy exacta perdiéndose con los años, aunque algunos tratadistas señalan que los primeros vestigios de estas reses datan del siglo XIV y que provenían de distintas vacadas que pastaban en las montañas de Navarra, extendiéndose en tiempos pasados por Aragón, Levante y La Rioja.

Los Toros Navarros son de pequeño tamaño, muy vivaces y bravura indomable, agiles, de muchas patas, son muy listos y pegajosos, por lo que los toreros lo marginan a pesar de su poco tamaño: Son por lo general de capa colorada y castaña, con algunos ejemplares negros, sus defensas son muy características, delgadas en forma de lira, de cabeza péquela, ojos grandes y saltones, cuello corto y ancho.

Don José Daza los describe de la siguiente manera: “Aunque son pequeños, en bravura y astucia son demasiados grandes; que los picadores que sin experiencia los ven tan menudos, les llaman torillos de navarra, pero que después, con el escarmiento llaman señores toros”.

La ganaderías más emblemáticas de este encaste fueron la del marqués de Santacara –considerada por algunos como la fundacional-, las de Guendulain, Lizaso, Zalduendo y Carraquiri, Lecumberri y Pérez-Laborda. Lamentablemente en la actualidad existe un número muy reducido de vacas de esta casta.


Toro de la Casta Vazqueña

CASTA VAZQUEÑA: En el año de 1750, con reses de procedencia no conocida, Don Gregorio Vázquez, de Utrera, localidad de Sevilla, fundó esta casta, agregando posteriormente reses de Cabrera, las cuales le aportaron tamaño y por consiguiente peso.

Ya la ganadería en manos de su hijo Vicente José, mezcla la ganadería con reses del Conde de Vistahermosa, una ganadería por aquellos años de reciente creación pero que le añadió bravura y nobleza tras una escrupulosa labor de selección en los tentaderos. El resultado fue extraordinario, porque consiguió además de lo ya mencionado darle a esta casta un mejor fenotipo, con toros muy bien armados, de variadísimas capas, debido a la cantidad de sangres que participaron en su creación, preciosos de lámina, de patas cortas y anchos, en pocas palabra de muy bonitas hechuras: Este casta tiene como características su fuerza, poder y bravura en el caballo.

A la muerte de Don Vicente José Vázquez se disuelve, adquiriendo la mayor parte de la ganadería el rey Fernando VII, que trasladó las reses de Utrera a Aranjuez, es decir de Sevilla a Madrid.

En 1833, al la muerte del rey, la mayor parte de la vacada es cedida al Duque de Veragua, quien realiza cruces con toros de la casta Jijona. El resto de la otrora ganadería de Vázquez fue adquirida por otros ganaderos dando lugar a varios hierros de renombre, como por ejemplo la línea más directa son los actuales toros de Concha y Sierra, - si es que actualmente mantienen su pureza-, la de Prieto de la Cal y la lusitana de los Herederos de Doña Maria do Carmo Palha.


Toro de la Casta Vistahermosa

CASTA VISTAHERMOSA: De todas las castas fundacionales; la de Vistahermosa es la más importante de todas, la razón es muy sencilla, ya que ella proceden la casi totalidad de las ganadería de toros bravos actuales.

Sabedores de esto, repasemos la historia. La casta Vistahermosa fue fundada en el año de 1774, por el primer Conde de Vistahermosa, Pedro Luis de Ulloa, quien compró  a Tomás Rivas, de la localidad de Dos Hermanas en Sevilla, su vacada, la cual era de desconocida procedencia.

En 1776, es decir dos años después, fallece en Utrera, heredando la ganadería el segundo Conde de Vistahermosa Benito Ulloa quien presentó sus toros en 1782 en Sevilla y 8 años después en Madrid (1790).

Posteriormente la heredan su hermano Pedro Luis en 1800 y su hermana Doña Luisa en 1821, quien a los dos años vende la mayor parte de la ganadería en cinco lotes uno el más importante a Juan Domínguez Ortiz, conocido como el “Barbero de Utrera” y las  otras fracciones fueron adquiridas por Fernando Freire, Joaquín Giráldez, Antonio Melgarejo y Salvador Varea.

Se sabe que los primeros toros de esta casta eran finos de hechuras aunque terciados, de proporcionada cornamenta, ligeros, de gran nobleza pero con poder, pero eso sí, muy bravos en todos los tercios de la lidia y sobre todo destacaba que conservaban la prontitud en la embestida hasta el final de la misma.

Sus pelajes son primordialmente negros, cárdenos y colorados.

Como dijimos, de esta casta que hoy en día prácticamente monopoliza el mercado ganadero, por llamarlo de alguna manera, surgen cuatro encastes: “Saltillo”, “Murube-Urquijo”, “Parladé” y “Santa Coloma”, que si bien proceden de la misma rama, son morfológicamente diferentes entre sí.

Vaca de la Casta Jijona Vaca de la Casta Navarra
Vaca de la Casta Navarra amamantando a su cría Vaca de la Casta Vistahermosa
Ir a del toro
Por favor haga Click Aquí para descargar el plugin de Flash desde la página oficial del fabricante.
Inicio | Nosotros | Preguntas Frecuentes | Términos y condiciones | Contacto | Caballo peruano de paso
©2008 Aficiónperu. Todos los derechos reservados. Creado por Interactiva Studio.